Uso de Cookies

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del Aviso Legal, Política de Privacidad y la Política de Cookies.

Pulse la X para dejar de visualizar este mensaje.

Niños hiperregalados: la regla de los cuatro regalos

person Publicado por: Juguetoon Bahia list En: Juguetes para todos En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 81

Nos movemos en un mundo consumista donde tenemos a los hijos súper protegidos  e hiperregalados. Tenemos el concepto de que todo se sustituye por un regalo y estamos muy equivocados. Los regalos deben ser un pequeño detalle de una muestra de amor basada en compartir nuestro tiempo con ellos. Por este motivo, muchos niños viven hiperregalados.

Cuando llegan fechas señaladas como cumpleaños o Navidades, regalamos a los niños todo lo que podemos y más. Así los niños se encuentran el día de Reyes con tal cantidad de juguetes que ni siquiera les prestan atención. Juegan dos veces con ellos y los olvidan en el cajón donde se guardó. Para que  esto no pase y no gastemos más dinero del deseado en fechas señaladas os vamos a enseñar las reglas de los cuatro regalos para poner sensatez y no sobrecargar ni a los niños ni la casa de juguetes. Esta regla lo que proponer regalar es:

-          Hacer un regalo de algo que se pueda llevar puesto. A esto nos referimos a zapatos, zapatillas de deporte, ropa, o complementos. Sabemos que las prendas de vestir son necesarias  por lo que adaptándonos a los gustos de la persona que va a ser regalada, es un regalo perfecto y que sabemos que no se va a dejar sin usar en un cajón.

-          Regalar un libro.Ya sabemos de los beneficios que produce leer, por lo que un libro es un acierto siempre.

-          Regalar algo que sepamos a ciencia cierta que necesiten. Esto es un acierto seguro, porque así matamos dos pájaros de un tiro y la persona regalada se siente satisfecha.

-          Regalar algo que deseen. Aquí no se trata de elegir nosotros regalo, si no que la persona diga que es lo que le gustaría tener y encargarnos nosotros de regalarlo.

Si nuestros cuatro regalos de Navidad o cumpleaños se basan en esto, no caeremos en el error de regalar de más.

Los niños hiperregalados  se caracterizan por ser niños caprichosos, consumistas y egoístas. Esto se debe a que dejan de apreciar los regalos recibidos y la ilusión que estos deben causar al recibirlos. Los padres que pasan muchas horas en el trabajo tienen esta tendencia  y no produce ningún beneficio al niño en cuestión. El efecto que produce es el contrario.

Los padres que regalan y dan a sus hijos todas sus exigencias , hacen que estos niños se conviertan en personas egocéntricas, incapaces de tolerar la frustración  ya que siempre han obtenido todo lo que han deseado sin ningún tipo de esfuerzo. Estos niños están sobreestimulados por la cantidad de juguetes que reciben y no son capaces de centrarse un uno en concreto. Pican de uno y de otro sin dedicarle tiempo ni concentración al juego en cuestión. Esto es una pena porque se acaban olvidando de ciertos juguetes que en manos de niños no sobreestimulados hubiesen tenido bastante uso.

Los niños hiperregalados pierden capacidades para desarrollar su creatividad. Hay juegos que ayudan a desarrollar numerosas capacidades en los niños, pero si un niño tiene todo tipo de juguetes, esa creatividad que se desarrolla por el aburrimiento se pierde.

Una de las consecuencias de recibir tantos regalos de forma frecuente es que terminan perdiendo la ilusión que despierta recibir un regalos y el factor sorpresa de abrir el paquete para saber que hay dentro. Otra consecuencia es que no comprenden lo importante que es el esfuerzo que  realizan las personan que regalan para poder llegar a tener un juguete y darlo como regalo.

Si las personas que sobrerregalan supiesen de todas las consecuencias que puede acarrear esta sobreestimulación, estamos seguro que actuarían de otra manera.

Hay veces donde es imposible conseguir que en un niño se aplique la regla cuatro regalos. Cuando las familias son grandes el niño se encuentra con el regalo de los padres, de los abuelos, de los tios, de los amigos,…. En estas situaciones hay que intentar concienciar a la familia que no es bueno tal cantidad de juguetes. Para ello sería conveniente acordar un amigo invisible, donde solo una persona regala a otra persona, o comunicar a la familia que solo los padres regalarán al niño.

Otra solución cuando se reciben muchos regalos es donar juguetes a asociaciones que los hacen llegar a niños necesitados. Eligiendo esta opción conseguimos también despertar en el niño es espíritu solidario enseñándolo a compartir y dar ejemplo.

Y si no conseguimos que la familia se ciña a un regalo por persona, podemos dejar para que juegue un regalo y guardamos el resto. De forma que cuando se vaya cansando de uno, lo guardamos y sacamos otro nuevo. Así solo tendrá un único juguete nuevo con el que jugar.

Sabemos que se hace complicado reducir la cantidad de juguetes que recibe un niño, pero debemos tener claro que es mejor la calidad y excepcionalidad del regalo que la cantidad.