Uso de Cookies

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del Aviso Legal, Política de Privacidad y la Política de Cookies.

Pulse la X para dejar de visualizar este mensaje.

Los Súper Héroes, esos personajes imitados por niños.

person Publicado por: Juguetoon Bahia list En: Juguetes para todos En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 149

Los niños cuando empiezan a desarrollar su personalidad se dejan influenciar por esas personas que les marcan y forman parte de su infancia. De ahí que el comportamiento de los padres y actitud hacia ellos sea fundamental en su desarrollo como personas. Los adoptan como patrón de imitación y copian sus comportamientos y actos. Por eso,  si queremos que nuestro hijos sean educados y pidan las cosas por favor y den las gracias, es fundamental que los padres se dirijan hacia ellos de la misma forma y vean que en las relaciones con los demás el trato sea igual, pidiendo las cosas por favor y dando las gracias. Al ver que forma parte del vocabulario normal, ellos lo utilizaran siempre con total naturalidad.

Pues al igual que los padres son su patrón a los que copiar y de los que guiarse, sus personajes favoritos de televisión, ordenador o comics también forman un papel fundamental en su desarrollo.

Ya hemos comentados que los niños tienden a imitar en todo. También vemos que los más pequeños suelen elegir el patrón de súper héroes a los que imitar  porque son personajes amables y solidarios con la sociedad que tienden a ayudar a las personas y salvar al mundo de los malos. Este concepto crea en el niño el deseo de ser como ese súper héroe, que ayuda y es el justiciero de los buenos. Y debemos fomentarlo porque imitar a los súper héroes puede ayudarles a desarrollas grandes cualidades y capacidades fundamentales.

Los súper héroes que conocemos promueven valores morales. Actúan para defender al mundo sin lucro y de la forma más desapercibida que pueden. Son personas normales con su día a día que cuando ven a alguien en peligro o alguna injusticia actúan de forma altruista sin intención de fama ni reconocimiento. Algunos ejemplos que podemos dar son:

-          Spiderman: Es uno de los súper héroes más imitados por los niños. Su historia se basa en un chico normal, un adolescente estudiante que no quiere fama ni dinero. Solo quiere ayudar a quien lo necesite a pesar de sus poderes.

-          Súperman: Otro de los héroes infantiles más aclamados. Al igual que el anterior, Superman busca salvar a la Tierra y a sus habitantes de cualquier desastre, por puro amor a los suyos.

-          Thor: Este súper héroe es más novedoso. A pesar de su historia, aprende de sus errores y da una gran lección de humildad y empatía a los niños.

Además del desarrollo de moralidad que los súper héroes pueden proporcionas a los niños, fomentan la pasión e interés por la ciencia, la tecnología y todo este mundo.

Si hacemos memoria, muchos de estos héroes han conseguido sus poderes mediante la ciencia, por experimentos fallidos o no. Otros no tienen poderes pero desarrollando su ingenio han conseguido crear su potencial de heroina. Iron Man es un gran héroe gracias a su traje, creado con la mayor tecnología del momento. Sin él no formaría parte de los Vengadores. Batman ha sido capaz de crear su Batmovil para luchar contra villanos y esto solo ha sido posible gracias a sus conocimientos sobre tecnología y ciencia.

Otra característica fundamental que conseguimos con los súper héroes en niños es el desarrollo imaginativo que todo juego proporciona en ellos. Han salido estudios que afirman este tipo de juegos que no son estructurados ayudan a las habilidades sociales, emocionales, ayudan con el lenguaje y estimula la creatividad del niño.

Por esto y por todos los beneficios que hemos descrito anteriormente, debemos fomentar al niño a jugar con este tipo de juguetes.

Para conseguirlo, nosotros aconsejamos los libros de lecturas o cómics de súper héroes. Este tipo de lectura, además de lo ya descrito con anterioridad, fomenta la lectura que es el mejor hábito que podemos estimular en un niño. No hay nada más enriquecedor que horas de lectura de tus personajes preferidos. 

El regalar un disfraz del súper héroe preferido del niño es otra forma de ayudar al desarrollo de las capacidades descritas. Con un disfraz el niño va a imitar a este personaje con un juego creativo, no estructurado donde va a intentar ayudar a los más desfavorecidos con sus súper poderes y con la ayuda de sus herramientas, como  el martillo de Thor, o el escudo de Capitán America.

Los muñecos y figuras de súper héroes son otra forma de activar un juego imaginativo y creativo para ellos.

Otra manera de despertar interés en los niños a hacer actividades que no les interesa  es usar estos personajes adorados por ellos para que realicen la actividad. Por ejemplo, el niño tiene que realizar alguna actividad escolar y es de los que les cuesta sentarse y ponerse con los deberes. El que tenga lápices, colores, cartucheras o cuadernos de estos personajes, ayuda a que el niño decida ponerse a trabajar y lo hace de forma más rápida. El lavado de dientes con un cepillo dental de Spiderman o Batman, por ejemplo, contribuye a que el niño decida lavarse los dientes sin poner tantas pegas. El uso de zapatillas de estar por casa o vestirse con ropa de sus personajes favoritos es un aliciente para ellos que debemos adoptarlo como una ayuda extra para educarlos y que sean autosuficientes.

El jugar con súper héroes tiene un montón de cosas favorables para nuestros hijos que debemos aprovechar pero siempre teniendo claro que ellos saben diferenciar el mundo irreal de estos personajes de la realidad nuestra. El disfrazarse de súper héroes no les da poderes reales y algunos comportamientos justificados en las historias de estos personajes de ficción, no están justificadas en la vida real. Por lo que es muy importante que sepan hacer la diferenciación entre ficción y juego de la realidad. Y si no saben, encargarnos como adultos de hacerlo.