Uso de Cookies

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del Aviso Legal, Política de Privacidad y la Política de Cookies.

Pulse la X para dejar de visualizar este mensaje.

Los libros y los niños

person Publicado por: Juguetoon Bahia list En: Juguetes para todos En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 48

Todos sabemos los beneficios que aporta la lectura pero hay menos conocimiento del momento en el que empieza a aportar beneficio en la propia persona.

Los bebés empiezan a interactuar con el mundo a los seis u ocho meses. Es ahí cuando pensamos que leer a un niño puede empezar a aportarle alguno de los múltiples beneficios que nos da. Obviamente un bebé no va a leer ni va a entender lo que le contamos pero empezaremos a crear un hábito temprano que dará sus frutos en un futuro.

¿Qué beneficios aporta la lectura en niños?

La lectura infantil, al igual que la lectura en adultos, no aporta más que beneficios. Es verdad que los niños que leen a edades tempranas les ayuda en el habla, la adquisición de vocabulario, capacidad de comprensión, desarrollo de la imaginación, ortografía,…

Los niños son pequeñas esponjas que absorben todo tipo de información y los libros son capaces de dar tanto que abastecen a los niños en todos sus campos.

Para inculcar al niño el hábito de la lectura, es importante leerle desde muy pequeñitos en voz alta, de forma rutinaria pero no obligada, de forma que lo vean como un mundo nuevo por explorar y sientan ese “gusanillo” por aprender a leer y no depender de los padres para leer un libro. Escuchar historias divertidas hará que quieran encerrarse ellos solos entre las páginas y experimentar sus propias historias de forma independiente.

Leer un libro todos los días con los hijos, además de estrechar el vínculo padres-hijos mejora la percepción del niño, la capacidad de concentración y desarrolla la imaginación y creatividad.

Los beneficios más importantes que conseguimos que un niño obtenga cuando lee son:

-          Vocabulario. La variedad de palabras que un niño conoce leyendo es muy amplio y poco a poco las va interiorizando, de forma que tiene más recursos a la hora de hablar y se expresa mucho mejor.

-          Expresión. Está ligado al anterior punto, ya que con mayor vocabulario, mejores frases se construyen y la lectura dota de una mejoría a la hora de formar expresiones.

-          Desarrollo de la imaginación y creatividad. Cuando un niño lee un cuento o se le lee un libro el niño entra en un mundo de imaginación donde se cree el protagonista de la historia.

-          Adquiere comprensión lectora. Un niño que lee o que escucha un cuento, entrena la comprensión de lo que lee de forma que es capaz de comprender lo que los textos dicen mucho mejor que un niño que no tenga un hábito de lectura frecuente.

-          Ayuda al niño a definir su personalidad. El conocer cientos de personajes de las distintas historias que aparecen en los libros hace que el niño tenga una mejor forma de relacionarse y así forjar su propia forma de ser.

¿Qué podemos hacer para conseguir acercar a los niños a la lectura y los libros?

Existen una serie de pautas que podemos llevar a cabo apenas sin esfuerzo y pueden hacer mucho por conseguir adentrar a los niños en el mundo de la lectura.

-          Darle a la acción de leer el valor que tiene. Es fácil decirle a un niño que leer es bueno, que tiene muchas ventajas pero esto hay que hacerlo con convicción buscando libros infantiles adaptados a sus gustos y a su edad de forma que para ellos el leer sea tan divertido como ver una película.

-          Leer en casa de forma habitual y que ellos te vean hacerlo. Los adultos somos el ejemplo a seguir de los niños y el que nos vean leer y disfrutar con la lectura pueden despertar la curiosidad de estos por saber  qué es lo que nos gusta tanto.

-          Convertir los libros en objetos cotidianos y de fácil alcance. Usar libros para consultar información, para pasar un rato de ocio o para enseñar algo a alguien es una buena forma de hacer un libro un objeto más de la casa y con uso frecuente. No guardarlos en cajas, ponerlos en estanterías a su alcance y visitar librerías de forma cotidiana acerca los libros a los niños.

-          Hablar de libros, además de hacerlo un objeto cotidiano como hemos comentado en el punto anterior, aumenta el interés de los niños por saber más de ellos. Que una historia que hemos leído se convierta en objeto de conversación en la sobremesa, consigue que adentremos el hábito de la lectura en los niños casi sin darnos cuenta.

-          Regalar libros. Si queremos que los niños lean, lo más importante es que tengan libros infantiles para leer a su alcance y regalar un libro sería la mejor opción para ello.

-          Incentivar para que los niños escriban historias. Que los niños sean capaces de redactar sus propios cuentos es la mejor forma de estimular la imaginación del niño y esto son capaces de conseguirlos después de leer muchos libros.

-          Visitar la biblioteca de forma frecuente. Ir a visitar la biblioteca donde pueden obtener un libro diferente cada semana para leer acorde a sus gustos  se convierte en un acontecimiento para ellos y les motiva a leer para cambiar de libro cada semana.

Viendo todas las formas de conseguir que los libros y los niños sean compatibles y esta relación llegue a mucho más, debemos buscar las lecturas adaptadas a los niños en gustos y edades.

Es verdad que los padres intentan buscar para los niños los libros infantiles que mejor valorados está por la crítica pero no debemos caer en el error de no pensar en ellos y en sus gustos. Los padres deben dejar elegir a los niños los libros que prefieren leer y enseñarles la cantidad de lecturas infantiles que pueden leer.