Uso de Cookies

Este Sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación del Usuario, realizar análisis estadísticos sobre su utilización y mostrar publicidad que pueda ser de su interés. Si continúa navegando se considerará que acepta la totalidad de condiciones del Aviso Legal, Política de Privacidad y la Política de Cookies.

Pulse la X para dejar de visualizar este mensaje.

Juguemos con niños de 4 años.

person Publicado por: Juguetoon Bahia list En: Juguetes para todos En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 193

Los pequeños de la casa a medida que van creciendo van reclamando más, que nosotros, los padres, juguemos con ellos.  A nosotros, los adultos, nos puede resultar divertido pasar tardes de juegos con nuestros hijos, pero cuando siempre se juega a lo mismo, resulta monótono, termina siendo aburrido y ya no encontramos ni nosotros ni los niños aliciente a hacer siempre lo mismo. Por esto es bueno ir cambiando de actividad.

En la época del año en la que estamos, donde el mal tiempo, frio y lluvia se apodera de los días, tenemos que buscar alternativas de juegos para jugar en casa, ya que es imposible salir al aire libre a realizar cualquier actividad. Y si no queremos que las “maquinitas” tipo videoconsolas, tablet u ordenadores se conviertan en el único entretenimiento de nuestros hijos, debemos fomentarle otro tipos de juegos que den rienda suelta a su imaginación y les ayude a desarrollar sus capacidades.  Esto se consigue estando ahí y formando parte activa de su juego.

A estas edades, los niños pasan poco tiempo realizando una misma actividad. Si le damos lápices para colorear, no vamos a conseguir que estén sentados haciendo un dibujo más de media hora. Lo mismo pasa con cualquier otro juego. Si decidimos jugar con un tren de madera donde hay que formar el recorrido de las vías y luego jugar con el tren, pasamos más tiempo montando y desmontando que jugando. Por ello, una buena opción para pasar las tardes de invierno jugando, sin tener que montar y desmontar mucho, son los juegos de mesa.

A la edad de cuatro años, los juegos de mesa son juegos de tipo manipulativo, donde el conocimiento y desarrollo de destrezas están presentes pero no cobran un papel fundamental. Lo importante es divertirse, reírse un rato en familia y compartir momentos.

Por esto vamos a proponeros una serie de juegos donde dejamos de lado el pensar  y vamos más a las risas.

De un tiempo para acá, han salido a la venta juegos de mesa relacionados con cosas escatológicas, que al fin y al cabo es lo que más gracia hace a los niños.

Atrapa la caca. A primera vista parece un juego algo asqueroso por el aspecto de la caca, pero cuando juegas por primera vez, resultará un juego muy divertido donde verás a tus hijos pequeños reírse a carcajadas. Este juego consiste en que si te salta la caca debes atraparla con las manos. Hay un dado que indica las veces que tienes que tirar de la cisterna. Si la caca salta en tu turno debes cogerla. Puedes pasar un rato riéndote, donde las caras de los más pequeños de la casa a la hora de coger la caca puede ser de lo más variopinta.

Pepe moco. Es otro juego escatológico de los que están de moda. Consiste en que no debes sacar el moco que hace saltar el cerebro de Pepe. Es una cabeza, con una nariz llena de mocos de silicona. El dado indica la cantidad de mocos que debes sacar. Vas tirando de los mocos de la nariz hasta que de forma fortuita cuando vas a sacar uno salta el cerebro de Pepe y pierdes.

La incertidumbre que le des al juego y las ganas de divertirse de los jugadores, consiguen que pases un rato realmente entretenido en familia.

Manolete cuidado con el solete. Este es otro juego de mesa infantil que funciona con un dado. Manolete está en su tumbona con un refresco. El dado indica cuantas veces debes apretar el refresco y a Manolete se le va poniendo roja la barriga. En el momento que ya la barriga no se le puede poner más roja, Manolete salta de la tumbona, se le caen las gafas y se le bajan los pantalones, y has perdido la partida. El no saber en que momento Manolete va a saltar de la tumbona, llena de nerviosismo a los pequeños que esperan con ansia ese momento.

Quien es quien. Este es un juego de toda la vida, pero que a los niños de cuatro años les divierte y entretiene muchísimo. El descubrir el personaje que esconde tu contrincante mediante preguntas que los describen físicamente, les hace desarrollar sus capacidades y ser unos grandes detectives. El que primero lo descubra gana.

Virus. Es un juego de cartas muy a la temática que vivimos actualmente. Es un juego indicado para edad un poco más mayor, niños de a partir de seis años, pero la ventaja de este juego es que se puede simplificar y hacer partícipe de él a niños algo menores, de cuatro años. Consiste en conseguir tus cuatro órganos libre de virus el primero. Tienes cartas para infectar a los contrincantes con virus y cartas para curarlos con vacunas y medicamentos. Si eres el primero en conseguir los cuatro órganos sanos encima de la mesa, eres el ganador. Es un juego simple pero a la vez entretenido.

Fontanero chapucero. Es otro juego donde la incógnita de no saber cuando se le va a caer el pantalón al fontanero es lo que causa mayor diversión. Los participantes tienen que ir quitando herramientas del pantalón del fontanero de forma que se va bajando, hasta llegar al jugador que se lo haga caer y ……¡¡¡¡ sorpresa!!!! Sale un salpicón de agua que mojará a los participantes.

Gastón cabezón. Es otro juego de mesa para niños. Consiste en una cabeza gigante, la de Gastón, que está llena de objetos, entre ellos insectos, basura, cacas… Debes sacar una carta de la baraja e intentar sacar de la cabeza de Gastón el objeto que indica la carta con cuidado de no equivocarte, si no perderás.

Estos son solo una pequeña recopilación de algunos de los juegos de mesa para niños que ahora están de moda, que no requiere de muchas habilidades y que nos hacen reir con los niños. Al fin y al cabo esto es lo que se intenta cuando pasamos ratos de ocio juntos y son momentos que se recordaran cuando sean mayores.